Servidor cloud o servidor local, ¿dónde alojar un ERP?

Servidor cloud o servidor local
Una de las incógnitas que pueden surgir en el momento previo a la elección de un software de gestión en una empresa, es elegir la ubicación en la que se encontrará alojado. Ante esta cuestión, se plantean dos posibilidades donde alojar un ERP: contar con un servidor cloud en la nube o con un servidor local alojado en equipos físicos. 

Antes de realizar la implementación de este sistema, debemos tener muy clara la respuesta a esta pregunta, ya que de ello depende su óptima funcionalidad. En este post vamos a desgranar todos los aspectos que diferencian a estos dos tipos de alojamiento, para concluir cuál de ellos es la mejor opción. Al igual que en el anterior os comentamos la ventajas de apostar por un ERP.

¿Dónde alojar tu ERP, en la nube o en un servidor físico?

Los software de gestión empresarial o ERP suelen ser flexibles, ajustándose a las características que presente cada empresa. Así que, en primer lugar, debemos tener claras cuáles son las propiedades con las que cuenta cada compañía: tamaño, sector, modelo de negocio, etc.

Las grandes empresas suelen contar con servidores propios. Por tanto, son las PYMEs las que más necesitan plantearse esta duda e intentar resolverla. A continuación, observaremos qué beneficios puede aportar tanto alojar el ERP en un servidor en la nube, como el hecho de alojarlo en un servidor local.

Beneficios del servidor cloud

Si a la pregunta de dónde alojar tu ERP decidimos responder que su alojamiento se dará en la nube, nos encontraremos con una serie de características que nos permitirán ahorrar costes. Esto se debe, principalmente, a que no necesitaremos invertir en infraestructura, algo que sí será necesario si decidimos contar con un servidor físico.

Además, si el software que utiliza el ERP es software libre, como es el caso de AS7, se ahorrarán diversos costes procedentes de licencias y por ocupar un espacio físico determinado. También se contará con la ventaja de recortar en gastos en sistema de seguridad, sistemas de refrigeración o en SAIS y generadores, entre otros.

Por otro lado, el alojamiento digital permitirá realizar actualizaciones periódicas, eliminando el riesgo de que el ERP quede obsoleto.

Beneficios del servidor físico

A la opción de alojar nuestro software de gestión en un servidor físico, también se le conoce como alojamiento on-premise. Ésta se realiza en servidores propios, situados en el edificio en el que se encuentra la organización. Se trata de una opción más cara, ya que se requiere de un espacio donde acogerlos.

Algunas empresas apuestan por crear su propio “data-center”. Asimismo, al disponer de recursos que pueden ser destinados al mantenimiento, actualización, seguridad, etc. del sistema, puede suponer una ventaja contar con el servidor en tus instalaciones. De este modo, toda su gestión será propia, sin la necesidad de mediación de terceros.

Conclusión: el servidor cloud es más rentable

Una vez expuestas las características de cada opción, podemos decir que pueden llegar a ser similares en cuanto a la capacidad de trabajo. La mayor diferencia, sin embargo, radica en el presupuesto y en la seguridad. Esto quiere decir que el coste que supone contar con un modelo de servidor físico es demasiado alto tanto económico como de seguridad.

Por ello, aunque contar con un servidor propio donde alojar tu ERP pueda suponer ventajas en cuanto a la autogestión del mismo, no todas las empresas cuentan con estos recursos para llevarlo a cabo. Así, podemos decir que la nube es una excelente opción económicamente flexible, en la cual incluso muchas de las grandes empresas están optando en la actualidad por migrar sus servidores hacia la misma. ¡Es tu turno para decidir el alojamiento que más te conviene!

 

Imagen: Pixabay